Estructura de riesgos del proyecto

Share Button

Uno de los aspectos más importantes de la gestión de proyectos es la gestión de riesgos, ya que estos son uno de los principales motivos de fracaso. En este artículo vamos a tratar sobre la estructura de riesgos del proyecto (risk breakdown structure en inglés) y sobre las diferentes tipologías de riesgos que podemos tener.



Estructura de riesgos del proyecto

La estructura de riesgos del proyecto (risk breakdown structure en inglés) es una herramienta que sirve para analizar y descubrir los diferentes riesgos que pueden afectar a un determinado proyecto. Por tanto es una herramienta que nos ayudará durante la fase de identificación de riesgos.

CAPM® Certification Training

De forma general, podemos definir la estructura de riesgos del proyecto cómo un esquema que desglosa de forma esquemática las diferentes tipologías de riesgos que pueden afectar a un proyecto. De esta forma se facilita la identificación de los riesgos al disponer de una referencia que nos permite evaluar diferentes aspectos uno por uno.

Ejemplo de estructura de riesgos del proyecto

Aunque por internet es fácil conseguir diferentes ejemplos de estructuras de riesgos, lo más conveniente es que cada organización disponga de la suya, ajustada a la tipología de proyectos que desarrolle. Para ello pueden usarse diferentes estrategias:

  • Brainstorming con expertos y/o directores de proyectos que conozcan los proyectos que habitualmente se ejecutan.
  • Datos históricos de proyectos anteriores, principalmente de los riesgos que se identificaron, o que ocurrieron durante la ejecución aunque no fueran previamente identificados.

Prueba gratis nuestra selección de programas de gestión de riesgos

Uso de la estructura de riesgos del proyecto

El uso de la estructura de riesgos del proyecto es algo que casi se desprende de su propia definición. Cómo se indica previamente, la estructura de riesgos del proyecto es un compendio de las diferentes tipologías de riesgos que pueden afectar a un proyecto, lo cual es muy parecido a decir las diferentes fuentes de riesgos.

De esta forma, esta estructura nos permite ir analizando cada fuente de riesgo e identificar los riesgos concretos que esta puede generar sobre el proyecto. Por tanto esta herramienta es una guía que podemos usar durante la fase de identificación de riesgos junto con otras estrategias. Al mismo tiempo supone una forma muy efectiva de consolidad y mantener la experiencia y conocimiento generados en una organización, ya que a medida que hagamos proyectos, podemos ir mejorando y ajustando este documento para que cada vez se adapte mejor a nuestra tipología de proyectos.

Una vez analizados todos los apartados de la estructura de riesgos del proyecto, y por tanto identificados los riesgos concretos que afectan al proyecto, acabamos con la matriz de riesgos, que es el documento que usaremos para gestionar y controlar los riesgos durante la ejecución del proyecto.

Descarga gratuitamente una plantilla de matriz de riesgos

Tipologías de riesgos

Aunque cada tipología de proyecto va a tener sus fuentes potenciales de riesgos, y por tanto su propia estructura de riesgos, existen algunos apartados que pueden considerarse comunes a todos los proyectos y que pueden usarse como punto de partida para confeccionar este documento.

  • Riesgos políticos. En este apartado incluiríamos los riesgos generados por las instituciones u organizaciones que afectan al proyecto. Por ejemplo en un proyecto de construcción podemos tener al ayuntamiento, asociaciones de vecinos, etc.
  • Riesgos organizativos. Sería similar al grupo anterior, con la salvedad que se trataría de los riesgos originados por nuestra propia organización.
  • Riesgos económicos. Son los riesgos relacionados con el flujo de caja del proyecto, incluyendo tanto la financiación como los costes.
  • Riesgos personales. Son los riesgos asociados a los objetivos o intereses de algún interesado en particular, el cual puede posicionarse en algún aspecto concreto y afectar al proyecto. Obviamente esto solo afecta a los interesados más influyentes, los cuales debemos identificar durante la fase de planificación.
  • Riesgos técnicos. Aquí entrarían todos los riesgos generados por problemas ejecutivos y operativos del proyecto, tanto los relacionados con el producto como los relacionados con la gestión. En general pueden asimilarse a problemas de falta de conocimiento o experiencia.
  • Riesgos legales. Estos riesgos son los generados por el efecto de las leyes y normativas sobre los objetivos del proyecto, o por las responsabilidades que se deriven de los contratos que firmemos con clientes y proveedores.
  • Riesgos por el entorno. Dentro de este apartado se consideran tanto los riesgos generados por aspectos medioambientales, como pueden ser lluvias, inundaciones, terremotos, etc.; como los riesgos generados por el entorno socio-económico del proyecto. Por ejemplo, si debemos ejecutar un proyecto con unos requisitos técnicos altos en una zona poco desarrollada industrialmente, encontrar proveedores cualificados puede ser un riesgo.
Publicado en Gestión de riesgos, Herramientas Etiquetado con: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies