Cómo definir las estrategias frente los riesgos

Share Button

estrategias frente los riesgosEste artículo trata sobre las diferentes estrategias frente los riesgos que podemos usar para definir las acciones, preventivas o reactivas, a llevar a cabo para evitar o potenciar su impacto. Algo de gran ayuda para conseguir los objetivos del proyecto y facilitar su dirección.

Aspectos generales de las estrategias frente los riesgos

Como ya se ha comentado en otros artículos, los riesgos pueden tener un impacto negativo o positivo sobre el proyecto. En este segundo caso los llamamos oportunidades. Estas dos tipologías de riesgos dan lugar a dos grupos diferentes de estrategias, en función de si queremos reducir o incrementar su impacto sobre el proyecto.

Obviamente aprovechar las oportunidades es una forma de facilitar, o incluso mejorar, la consecución de los objetivos del proyecto, por lo que es importante tenerlas en cuenta y no centrarse solo en los riesgos negativos.


Estrategias frente los riesgos negativos

Los riesgos negativos son aquellos que pueden ocasionar sobrecostes o atrasos en el proyecto, por lo que las acciones que debemos tomar frente a ellos irán encaminadas a evitarlos, o mitigar su impacto o probabilidad de ocurrencia. De forma general existen cuatro estrategias frente los riesgos a seguir, las cuales debemos procurar aplicar en el orden en que aparecen en este artículo.

Curso online de gestión de riesgos. Consigue un 7% de descuento con el código RECURSOSPM16

Evitar

La mejor forma de actuar delante de un riesgo es evitarlo, o sea que deje de afectar a nuestro proyecto. Esto puede hacerse tanto eliminado el motivo del riesgo (paquete de trabajo dentro del alcance, persona en el equipo, etc), como incluyendo paquetes de trabajo adicionales que nos permitan evitar el riesgo (mediciones de calidad adicionales).

En muchos casos esta estrategia afecta a los requisitos o limitaciones del proyecto, sobre todo cuando las acciones van encaminadas a modificar aspectos del alcance. Esto implica una dificultad para aplicar esta estrategia una vez firmado el contrato o el project charter, lo que hace muy recomendable hacer un primer análisis de los riesgos antes de firmar estos.

Traspasar

Si no podemos evitar el riesgo, la segunda mejor estrategia frente los riesgos es conseguir que los asuma otro. Esta estrategia es la que hay detrás de la contratación de un seguro, carta de crédito, o de las penalizaciones en los contratos con los proveedores.

Esta estrategia es aplicable principalmente a riesgos con impacto sobre el coste del proyecto, ya que es difícil traspasar los impactos sobre el cronograma. Por ello es necesario haber calculado inicialmente el valor económico de este impacto, ya que es este, sin considerar la probabilidad de ocurrencia, él que debemos traspasar.

Un aspecto importante a considerar es que estamos traspasando el impacto, pero no la responsabilidad. Esto se ve claro en el caso de los atrasos, donde podemos compensar las penalizaciones de nuestro cliente aplicando estas en los contratos con nuestros proveedores, pero la insatisfacción del cliente y sus quejas van a seguir afectándonos.

Mitigar

Esta estrategia implica que aceptamos que el riesgo puede afectar al proyecto, por lo que el objetivo será reducir su impacto, o su probabilidad de ocurrencia. La forma de conseguir esto puede ser muy variada en función del riesgo y el paquete de trabajo afectado, pero puede ir desde contratar un seguro con franquicia (el impacto queda limitado al valor de la franquicia), realizar ensayos de calidad a medida que ejecutamos el paquete de trabajo (el impacto queda limitado al trabajo realizado entre ensayos),cambiar las fechas de ejecución (para evitar una época de lluvia), usar transporte aéreo en lugar de marítimo (recuperamos tiempo a cambio de mayor coste), etc.

Estas acciones pueden ser tanto preventivas (caso de los ensayos o la contratación de un seguro), como reactivas en el caso de ocurrir el riesgo (contratación de transporte aéreo en lugar de marítimo). Las primeras son las que deben incluirse en la WBS y el resto de planes, mientras que las segundas las indicamos en el registro de riesgos como plan de acción. Este plan de ejecutará de forma automática en el caso de ocurrir el riesgo, reduciendo la presión sobre el equipo y el tiempo de reacción.

Aceptar

Esta estrategia frente los riesgos la usamos cuando no podemos aplicar ninguna de las tres anteriores, o después de aplicar las acciones para mitigar el impacto. Como su nombre indica, esta estrategia consiste en aceptar el riesgo y su impacto, lo cual implica que debemos proteger el proyecto mediante los márgenes adecuados.

Estos márgenes salen del valor calculado durante el análisis cuantitativo de los riesgos, tanto para el cronograma como para el coste. Esto implica siempre un incremento del plazo y el coste del proyecto, y justamente por esto es la estrategia que debemos aplicar en último lugar.

Estrategias frente los riesgos positivos (oportunidades)

Los riesgos positivos son aquellos que pueden ocasionar reducciones en coste o plazo, por lo que las acciones que debemos tomar frente a ellos irán encaminadas a hacer que ocurran y/o incrementar su impacto. En este caso existen dos estrategias básicas a seguir:
Es el caso contrario a evitar. Aquí las acciones irán encaminadas a incluir en el proyecto aquel elemento (paquete de trabajo, persona, etc.) que pueda originar esta oportunidad. Esto en muchos casos va a implicar usar sinergias entre proyectos, o incrementar el alcance de tal forma que se asegure la ocurrencia de la oportunidad.

Como ejemplo de esto podríamos dar conseguir dos contratos similares en contenidos y plazo de ejecución, que nos permitan incrementar el volumen de subcontrataciones y por tanto negociar mejores precios. También podríamos contratar más recursos para unas determinadas tareas, de tal forma que estas acaben en un plazo menor y podamos enviarlas junto con otros materiales.

Potenciar

Es la estrategia contraria a mitigar. En este caso lo que buscamos es incrementar el impacto o la probabilidad de que ocurra determinada oportunidad. La diferencia respecto a la estrategia anterior, es que mientras que en incluir aseguramos que la oportunidad ocurre, aquí está sigue estando sujeta a una probabilidad de ocurrencia.

Por ello estas oportunidades se tratan igual que los riesgos aceptados. Debemos cuantificar el impacto de la oportunidad, considerar este valor en los márgenes, y definir de antemano las acciones (preventivas o reactivas) que se llevaran a cabo en el caso de ocurrir.

Licencia de Creative Commons
Cómo definir las estrategias frente los riesgos by Albert Garriga is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Visita más secciones de esta página

Publicado en Gestión de riesgos Etiquetado con:
4 Comentarios en “Cómo definir las estrategias frente los riesgos
  1. Rodrigo Moreno dice:

    Muchas gracias por el articulo. Siempre es bueno recordar conceptos ya que en el día a día a veces uno los olvida y en la práctica siempre trata de mitigar siendo que existen otras estrategias.

  2. jhom Torres dice:

    Es cierto que para definir las estrategias frente a los riesgos, es muy importante definir detalladamente cada uno y evaluarlos en cada fase del proyecto que se haya definido, lo anterior permitirá desarrollar un adecuado plan de gestión de riesgos que ayudara a una buena gerencia del proyecto.
    considerar que dentro de la gerencia del proyecto este plan de riesgos no es independiente, requiere un constante feed back y actualización con los planes de costo, de Adquisiciones, de tiempo y de el comunicaciones para que trabajando en conjunto no se pierda el control de los riesgos identificados y se vuelvan problemas que ocasionaran sobre costos, atrasos y en el peor de los casos el fracaso del proyecto.

    gestionar adecuadamente los riesgos nos evitar tener problemas.

  3. juan Flores R. dice:

    Otro tema asociado a los riesgos del proyecto es la Identificación y Evaluación de Riesgos, este se ha usado con éxito durante muchos años en una gran variedad de aplicaciones. Este Método cubre sistemáticamente todos los aspectos relacionados con la ingeniería, las adquisiciones, la construcción, montaje, puesta en marcha, las operaciones, la mantención, los aspectos jurídicos y económicos de un Proyecto

    Su amplio campo de aplicación hace que sea una herramienta confiable, y permite una participación multidisciplinaría, en donde se suman los conocimientos y experiencias individuales.

    De acuerdo a la orientación del Cliente, los Talleres de Identificación y Evaluación de Riesgos deben considerarse como parte integrante del desarrollo de la Ingeniería de Detalles de un Proyecto.
    ¿EL COMO?
    Efectuar un Taller de Identificación y Evaluación de Riesgos

    El Taller pretende:

    • Verificar los Diseños del Proyecto desde el punto de vista de riesgos operacionales, que puedan afectar a as personas, a la comunidad, a los bienes físicos y/o al medio ambiente.

    • Verificar la confiabilidad operacional de los Sistemas, con el fin de garantizar la continuidad requerida.

    De este modo, se busca disponer de una instalación bajo riesgos controlados, con un nivel de seguridad aceptable, dentro del marco legal requerido y de las normas y disposiciones reglamentarias internas del Cliente.
    TALLER.

    La identificación y evaluación de los riesgos que se desarrollará durante el Taller, tendrá como única finalidad identificar los riesgos asociados a las nuevas instalaciones, procesos constructivos y futuras operaciones, los cuales podrán afectar a las personas, bienes físicos y medio ambiente, y proponer las medidas de control que sean necesarias.

    La revisión de los Diseños cubrirá en mayor o menor grado los procesos del Proyecto y tendrá como propósito:

    • Aumentar la seguridad de la unidad de proceso, de tal forma que se garantice la integridad del diseño respecto a la aplicación de los reglamentos y normativas legales vigentes.

    • Asegurar una adecuada Constructibilidad de los procesos, durante la fase de Construcción.

    • Mejorar la operabilidad y mantención de los sistemas materia de análisis.

    • Identificar desviaciones en el diseño propuesto (identificar riesgos, dificultades de operatividad, interferencias, etc)

    • Detectar eventuales vulnerabilidades en las Plantas, Sistemas o Subsistema.

    El HAZOP (Hazard y Operability) (Análisis de Riesgo y Operabilidad)

    El concepto de HAZOP
    El proceso de HAZOP se basa en el principio de enfoque de equipo para análisis de los riesgos, con el propósito de analizar sistemáticamente las causas y las consecuencias de unas desviaciones de las variables de proceso planteadas a
    través de unas palabras guías e identificar más problemas que cuando las personas trabajan por separado. El HAZOP equipo está formado por personas con diferentes antecedentes y experiencia. La experiencia se expresa por los participantes durante las sesiones de HAZOP y mediante un esfuerzo colectivo de intercambio de ideas que estimula creatividad y nuevas ideas, se hace una revisión a fondo del proceso en cuestión.

  4. Edgar Santiago Palacios dice:

    Como dice la primera persona que comentó este artículo, gracias, siempre es bueno recordar conceptos sobre el tema.

2 Pings/Trackbacks para "Cómo definir las estrategias frente los riesgos"
  1. […] Conoce las estrategias frente a los riesgos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR