Cómo comparar proyectos

Share Button

Cuando una organización quiere realizar diferentes proyectos, surge la duda de cómo compararlos para decidir cuáles se deben ejecutar, su prioridad, y por tanto, como se deben asignar los recursos. En este artículo se tratarán los principales criterios para comparar proyectos, tanto los objetivos cómo los subjetivos.

Clarificar que estos criterios se usan antes de empezar el proyecto para decidir si se hace o no, y con qué prioridad. Para definir la prioridad en la asignación de recursos entre proyectos en ejecución existen otros criterios.

Ver cómo priorizar proyectos con Valor Ganado

Ver cómo priorizar proyectos con Cadena Crítica

Criterios objetivos para comparar proyectos

Los criterios objetivos serían aquellos basados en los resultados económicos que esperamos del proyecto, los cuales pueden ser debidos a la venta directa del producto resultante, a los ahorros conseguidos, o a algún aspecto estratégico que nos permita generar un ingreso adicional. En estos casos lo más habitual es evaluar los proyectos a través del VAN y TIR:



VAN (Valor Actual Neto) – Es el beneficio económico que nos aporta el proyecto ajustado al momento actual mediante la tasa de descuento. Para ello es necesario haber calculado previamente el flujo de caja y la inversión del proyecto.

¿Cómo se cálcula el flujo de caja?

comparar-proyectos-van

Donde:

  • V es el flujo de caja en cada periodo
  • N es la cantidad de periodos dentro la duración del proyecto (por ejemplo meses)
  • K es la tasa de descuento
  • I es la inversión inicial

El valor a considerar como tasa de descuento puede variar en función del objetivo de la comparación, pero en general este está relacionado con la rentabilidad mínima que necesitamos conseguir con el proyecto. Así los valores más habituales son:

  • Coste del capital. Es la tasa que una empresa paga por su financiación (incluyendo el proyecto que estamos evaluando).
  • Coste de oportunidad. Sería el rendimiento que conseguiríamos invirtiendo el coste del proyecto en otro lugar, por ejemplo un depósito bancario.
  • Rentabilidad mínima. En proyectos de inversión donde existe una rentabilidad mínima, esta puede usarse como tasa de descuento.

Según este criterio solo se llevarán a cabo aquellos proyectos con VAN positivo, priorizando aquellos que tengan el valor más alto.

TIR (Tasa Interna de Retorno) – Es aquella tasa de descuento que hace que el VAN sea 0, por tanto que este deje de ser interesante para ser ejecutado. comparar-proyectos-tirSegún este criterio, solo se harán aquellos proyectos con TIR superior a la tasa de descuento, priorizando aquellos que tengan un TIR mayor. El concepto es que cuando mayor sea la diferencia, mayor serán los beneficios respecto a lo esperado, y menor será el riesgo de no conseguir la rentabilidad mínima esperada.

En la siguiente página existe una herramienta para calcular fácilmente el VAN y el TIR

Variabilidad al comparar proyectos

Aunque el VAN y TIR se suelen tratar como si fueran deterministas, la realidad es que estos dependen de diferentes valores que se han estimado o supuesto. Por tanto, en la medida en que los valores de partida están sujetos a variabilidad, también lo están los resultados de la comparación.

Por ello es importante hacer un análisis de rigidez respecto a los valores de partida del estudio. Para ello se deben seguir los siguientes pasos:

  • Identificar aquellos parámetros más importantes en el cálculo del VAN y TIR, por ejemplo el volumen de venta, ahorros fiscales, inversión, etc.
  • Establecer un rango de variación para estos parámetros. Por ejemplo, si consideramos el volumen de ventas podemos considerar valores entre el 50% y el 110% del valor considerado, o para la inversión valores entre el 90% y 125%. Obviamente el rango y valores de variación van a depender de cada parámetro y del nivel de confianza que queramos.
  • Recalcular el VAN y TIR considerando las diferentes combinaciones de los valores extremos de los parámetros.

Como resultado obtenemos la variación del VAN y TIR en función de los diferentes parámetros, por lo que podemos ver si la decisión de hacer el proyecto y la prioridad entre proyectos se mantiene, así como que parámetros son los más críticos. Esto se puede ver en el siguiente gráfico: Aprende a comparar proyectos. Entra y te explicamos cómo

  • Se puede ver que el proyecto A siempre tiene VAN positivo, mientras que el B solo tiene VAN positivo en las zonas II y III. Por tanto, si decidimos hacer el proyecto B estamos asumiendo un cierto riesgo de que la decisión sea equivocada, mientras que con el A no asumimos ningún riesgo.
  • También se puede ver que el parámetro analizado afecta más al proyecto B que al proyecto A. Esto puede darnos una idea de aquellos parámetros más importantes para un determinado proyecto, y por tanto en cuales debemos dedicar más recursos.
  • La prioridad entre los dos proyectos cambia en función del valor del parámetro. En las zonas I y II el mejor proyecto es el A, pero en la zona III el proyecto B pasa a ser el más prioritario.

Criterios subjetivos para comparar proyectos

No todos los proyectos se hacen para conseguir un beneficio directo, o no siempre es posible calcular este beneficio; lo que no significa que no puedan ser interesantes. También hay proyectos que se hacen por los beneficios estratégicos que estos aportaran a la organización; como por ejemplo: entrar en un nuevo mercado, mejorar la gestión de los clientes, mejorar la eficiencia, etc. Estos son proyectos que, aunque aportan valor a la organización y previsiblemente beneficios futuros, es difícil cuantificar el beneficio directo que aportarán para aplicar los criterios anteriores y por tanto calcular el VAN y TIR.

En estos casos la solución es evaluar el proyecto en base a cómo este está alineado con los objetivos y la estrategia de la organización, lo cual es una evaluación subjetiva al no poderse cuantificar. No obstante, sí que es posible, mediante la participación de expertos o la dirección, comparar los proyectos en función si estos están más o menos alineados con cada objetivo; priorizando aquellos que estén más alineados.

Para hacer esta comparación subjetiva es importante entender porque se hace el proyecto (visitar este artículo), ya que los criterios estarán directamente alineados con este motivo.

Visita más secciones de esta página

Licencia de Creative Commons
Cómo comparar proyectos by Albert Garriga is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Publicado en Conocimientos generales, Gestión económica Etiquetado con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR